Tecnología en las PYMES

 Las compañías y empresas deben gastar en investigación y desarrollo para mejorar una serie de procedimientos que aportan valor a la empresa. Las tecnologías de la información (TI) incluyen todas las herramientas y aplicaciones valiosas que ayudan a las empresas a funcionar y a gestionarse de forma más eficiente. Pero, ¿cómo se puede convencer a las pequeñas y medianas empresas de esto y comercializar la infraestructura de TI para ellas?


Las empresas deben ejecutar los cambios con rapidez debido a la dinámica del mercado. La tecnología es una herramienta para lograr este objetivo. Las empresas deben introducir rápidamente nuevos artículos en el mercado manteniendo los estándares de calidad de los clientes. También deben eliminar artículos innecesarios y adoptar procedimientos administrativos para ahorrar costes y acortar los tiempos de fabricación si quieren prosperar.

La necesidad de que las empresas utilicen la tecnología para llevar a cabo las modificaciones necesarias para satisfacer los nuevos criterios ha crecido a medida que aumentan las normas y los procesos de calidad en todo el mundo.

Según diversas investigaciones, una gran mayoría de los ejecutivos de las PYME de América Latina (más del 80%) perciben las tecnologías de la información como un motor esencial de la competitividad. Las pequeñas y medianas empresas necesitan infraestructura para competir en la economía de la información y para ayudarles a transformar sus productos y servicios.


Las empresas pueden utilizar la tecnología para ayudarles a gestionar el cambio en sus operaciones. Las empresas han podido recortar gastos analizando los procesos de la empresa y eliminando los procedimientos que los clientes no valoran. La comunicación por correo electrónico, la banca electrónica, el pago de impuestos y la compra de bienes son sólo algunas de las áreas en las que más se utiliza la tecnología, lo que indica que su uso en las empresas evoluciona a diario, junto con la necesidad de sistemas de gestión de datos más sólidos y seguros.

Las micro, pequeñas y medianas empresas (PYMES).



De acuerdo con las cifras más recientes publicadas por la Secretaría de Economía, en México las PYMES representan el 99.8% del total de empresas que operan en nuestro país y emplean al 72% de las personas económicamente activas.

Estos negocios suelen definirse por un número reducido de empleados e ingresos, pero pueden encontrarse en todos los rincones del país, desde una cafetería local hasta supermercados, agencias de viajes, restaurantes, etc.

En la Ciudad de México, muchas PyMES buscan bodegas en renta en CDMX que se ajusten a sus limitaciones financieras pues estas, no solo son el lugar donde almacenan sus productos o suministros; en muchos casos, se convierten en el centro de todas sus operaciones.


Las PYME se enfrentan a una serie de problemas importantes debido a su tamaño, como la escalabilidad y el ritmo de crecimiento. Por ello, son extremadamente sensibles a las fluctuaciones económicas, ya que incluso el más mínimo cambio en el mercado podría detener su crecimiento y tener un impacto perjudicial en sus ventas.

Si usted es propietario de una pequeña empresa, lo ideal es que pueda crear un plan de negocio que se adapte al tamaño de su empresa, teniendo en cuenta al mismo tiempo cómo se puede utilizar la tecnología para ampliar y optimizar las operaciones.